Cuando una empresa se enfrenta al desarrollo de una aplicación móvil debe tomar una primera decisión: ¿Híbrida o nativa?

Para ello, se han de tener en cuenta varios factores como el presupuesto con que se cuenta, la capacidad y especialización del equipo de desarrollo propio y/o de los proveedores con los que se trabaja habitualmente, el tiempo de desarrollo de que se dispone o el público objetivo al que va a ir destinada la app.

Una app nativa es aquella que se desarrolla solo para una plataforma concreta (IOS o Android) con la tecnología y herramientas de cada una, lo que implica dos desarrollos (apps) distintos. En cambio, una estrategia híbrida permite realizar un único desarrollo con funcionamiento en ambas plataformas.

A priori, puede parecer que la estrategia híbrida es mejor opción desde el punto de vista de costes o tiempo de desarrollo, pero conviene reflexionar sobre otras cuestiones que implica la elección de una u otra opción.

Características de una app híbrida:

  • Desarrollo unificado con una misma base de código para diferentes plataformas.
  • Desarrollo, a priori, más rápido, lo que permite ahorro en tiempos y costes.
  • El rendimiento es inferior al de una nativa que aprovecha mejor todos los recursos.
  • El acceso al hardware del dispositivo está limitado.
  • Las novedades funcionales y tecnológicas que sacan Google y Apple no están disponibles hasta pasado un tiempo (requiere un mantenimiento de la app), o incluso, puede darse el caso de que nunca puedan llegar a estar disponibles.
  • La interface de usuario es diferente de las que tienen las apps IOS o Android, lo cual puede llevar a una experiencia de usuario no satisfactoria.
  • Mayor complejidad en la gestión de los proyectos al compartir e incluir personalizaciones por plataforma.

Características de una app nativa:

  • Cada plataforma tiene su propio proyecto y código
  • El desarrollo, a priori, parece más lento que en la opción hibrida.
  • Se necesita habitualmente más equipo de desarrollo.
  • El rendimiento es mejor y el acceso a los recursos de hardware de los dispositivos es total.
  • La experiencia de usuario es más sencilla y productiva.
  • Las novedades que sacan Google y Apple pueden ser incorporadas en los proyectos sin problema y más rápidamente.

Dicho todo esto, no hay una respuesta clara a la hora de optar por una estrategia nativa o híbrida. La decisión no es fácil. Pensemos que cuando miramos una app en nuestro dispositivo apenas vemos el 15% de lo que realmente es, el resto está oculto y no se ve. Como hemos apuntado, dependerá de los objetivos empresariales que se marquen (el tiempo de desarrollo y salida a mercado puede ser crítico, por ejemplo), los costes de desarrollo y mantenimiento posterior, la experiencia de uso, la posibilidad de incorporación de nueva funcionalidad, etc.

De hecho, algunas empresas (tipo startups) usan una estrategia de desarrollo mixta. Primero sacan su primer producto usando una app híbrida o un cliente web y si el modelo de negocio es respaldado por los usuarios/clientes, desarrollan una nueva app en nativo para mejorar la experiencia de usuario y fidelizar a los usuarios.

José Luis Bustos, Responsable de Productos e I+D de equilibrha.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies